5 flores comestibles que deberías incluir en tu alimentación

Desde hace tiempo es habitual que nos sirvan un platillo adornado con flores comestibles, dado que estas le proporcionan color y vistosidad a las recetas. También podemos encontrarnos con postres, bizcochos, ensaladas y otros platos que contienen pétalos de flores o semillas que hacen que nuestra comida sea fresca y atractiva, además de sabrosa y nutritiva al igual que cuando sazonamos nuestros platillos con hierbas aromáticas. Sigue leyendo este post de San Angel, floristería en medellin, para conocer las 5 flores comestibles que deberías incluir en tu alimentación.

1.     Amapola (Papaver rhoeas)

Las semillas de la amapola se emplean en confitería y bollería para darle sabor a panes, macedonias de frutas y bizcochos. Sus hojas también son comestibles, pero solo antes de que nazcan las flores, dado que tiene cierto nivel de toxicidad. Por su parte, los pétalos de la amapola son comestibles y suelen ser utilizados en ensaladas, para aromatizar vinos y aceites, o bien para darle un toque colorido a los platillos. En recetarios antiguos pueden encontrarse mermeladas preparadas con pétalos de amapola y manzana.

2.     Calabacín o calabaza

Utiliza las flores comestibles del calabacín o calabaza para preparar platillos sabrosos y repletos de vitaminas y minerales. Estas son de color amarillo intenso, y tienen una textura suave y un sabor dulzón. Pueden hacerse rellenas, fritas y en sopas.

3.     Caléndula (Calendula oficinalis)

La caléndula cuenta con flores comestibles y medicinales de color amarillo o anaranjado. Tanto la oficinal como la silvestre, son aptas para ser consumidas. El mejor momento para recolectar caléndulas es hacia las 12 o las 13 hs, porque el sol está intenso y, por ende, las flores cuentan con más cantidad de flavonoides, los cuales ayudan a combatir el envejecimiento prematuro, mejorar la salud de las arterias, disminuir las inflamaciones, etcétera. Utiliza las flores crudas de la caléndula en postres, ensaladas o diversas recetas para aprovechar bien sus nutrientes.

4.     Pétalos de rosa (Rosa centifolia)

Los pétalos de la rosa centifolia son comestibles y hay muchas recetas en libros de cocina antiguos que las tienen en la lista de ingredientes. Un ejemplo: búrnia de higos con pétalos de rosa, una receta del Renacimiento publicada en el Libro de Coch. Los pétalos de rosa son perfectos para perfumar recetas por su agradable e intenso aroma. Con ellos puedes preparar helados, sorbetes, etcétera.

5.     Flores de Malva (Malva sylvestris)

Las flores de la malva son comestibles y se usan en ensaladas y postres por su magnífico color y sabor. Además, son muy ricas en mucilago, un tipo de fibra que ayuda a prevenir el estreñimiento regulando el tránsito intestinal, como así también, suaviza la garganta en circunstancias de irritación o tos. Las flores también pueden secarse para preparar infusiones.

Para que tus platillos sean saludables, se aconseja respetar estas normas: cultiva tú mismo las flores para ser consumidas y, si vas a recolectarlas en plena naturaleza, asegúrate de que no se encuentren contaminadas. Por otra parte, consume las flores que sepas que son comestibles, dado que hay algunas que son venenosas, y recuerda que nunca tienes que recoger más de la mitad de las flores de una planta para no perturbar el ecosistema.