Cómo hacer sales de baño de lavanda

No siempre tenemos mucho tiempo para darnos un baño relajante, pero es importante que de vez en cuando disfrutes de un baño tranquilo y largo, sobre todo cuando te sientes cansado y tensionado. Un baño puede ser beneficioso, sobre todo si le agregas un puñado de sales aromatizadas. Por ello, a continuación, en San Angel, floristería medellin, te enseñaré a elaborar sales de baño de lavanda para mejorar la circulación, disminuir las tensiones musculares, purificar la piel, limpiar los poros y mantener la piel suave.

Quizás también te pueda interesar: ¿Cómo hacer jabones con flores en casa?

Necesitas

  • 1 taza de sales de Epsom
  • 2 cucharadas de flores de lavanda secas
  • ½ taza de sal marina
  • 15 gotas de aceite esencial de lavanda

Instrucciones

  1. Coloca las sales de Epsom y la sal marina en un recipiente de vidrio.
  2. Mezcla muy bien e incorpora flores de lavanda.
  3. Añade el aceite esencial de lavanda y remueve con un palillo o cuchara de madera.
  4. Si deseas darle un color morado a las sales de baño de lavanda, añádele un poco de colorante, pero no te excedas, pues a la hora de tomar un baño, el agua se teñirá y tu piel puede que también, cosa que no deseas.
  5. Guarda las sales de baño de lavanda en un recipiente con cierre hermético para que no se pierda el aroma calmante del aceite esencial de lavanda.

¿Cómo usar las sales de baño de lavanda?

Para utilizar las sales de baño caseras puedes colocar 6 cucharadas en el agua caliente de baño y dejar remojar durante 20 minutos. Deja que los minerales de las sales se absorban por la piel y disfruta del delicioso aroma de la lavanda.

Si quieres emplearlo como exfoliante, tendrás que mezclar dos cucharadas de sales de baño de lavanda con tu gel de baño preferido y masajear sobre la piel y sobre los talones para suavizarlos.

Beneficios de tomar sales de baño de lavanda

Tomar baños regularmente con sales de baño de lavanda podrá ayudarte a mejorar la piel seca, aunque es importante que limites el tiempo a tan solo 10 minutos y que el agua no sea demasiado caliente. Luego del baño, aplica una crema hidratante.

Los baños con agua caliente ayudan a abrir los poros y limpiar la piel profundamente. También remueven las toxinas, reducen el estrés y la presión arterial. Mejora la relajación y libera las tensiones del día a día.

Por otra parte, son perfectas para mejorar los problemas de insomnio, relajar la musculatura, aliviar los dolores y suavizar la piel.

Las sales en las antiguas civilizaciones

Desde hace miles de años, el baño fue mucho más que el aseo. Para Roma, Egipto o Grecia, contaba con un aspecto espiritual y sanador. En Grecia, el baño era un símbolo de prestigio, sobre todo para las personas ricas. En los palacios de la antigua Roma habían salas de baño que hoy en día podrían considerarse spa de lujo. Por otra parte, los baños turcos eran centros de reunión y estaban muy ligados a la relajación.

Te recomendamos leer: ¿Cómo elaborar agua de rosas en casa?

¿Qué te ha parecido este post de San Angel, floristería medellin sobre cómo hacer sales de baño de lavanda? Deja tus comentarios.